El método de enseñanza está pensado y estructurado en diferentes niveles, ordenados desde el iniciado hasta el avanzado para llevar un aprendizaje coherente y estructurado en cada etapa y permitir así una constante evolución.

La estructura o programa técnico de enseñanza del sistema Wing Chun está compuesto de tres formas de mano vacía (SIU NIM TAO, CHUM KIU Y BIU JEE), una forma con el muñeco de madera (MUK YAN JONG) y dos formas de armas que son el palo de seis puntas y media (LUK DIM POON KWAN) y los cuchillos mariposa o cuchillos de los ocho cortes (BAAT CHAM DAO).

Cada una de las tres primeras formas proporciona al alumno las bases y teorías de este estilo como son: correcto posicionamiento, técnicas de defensa y ataque, giros y mecánica corporal. La forma del muñeco de madera, en un nivel más avanzado, permite incorporar nuevos atributos y conceptos y trabajar los movimientos en un sentido más “refinado”.

El Wing Chun cuenta con un método propio de entrenamiento llamado CHI SAO que significa “manos pegajosas”.

Este entrenamiento desarrolla una gran sensibilidad y reacción en los brazos dando un sinfín de respuestas en caso de un enfrentamiento real ya que permite a un practicante de menor envergadura situarse en una posición táctica/ofensiva más favorable y eficiente. Podríamos decir que el CHI SAO permite poner en funcionamiento las técnicas de las tres formas de mano vacía y del muñeco de madera en un constante cambio de ritmo y reacción.

En la última fase del aprendizaje del Wing Chun se aprende el palo de seis puntas y media (LUK DIM POON KWAN) y los cuchillos mariposa o cuchillos de los ocho cortes (BAAT CHAM DAO). Estas armas nos dan una nueva visión en el estilo además de mejorar nuestras técnicas de mano vacía.

La enseñanza del Wing Chun, tal y como se enseña en la Asociación de Wing Chun Wong Shun Leung, está influenciada por un ambiente familiar, del mismo modo que se perpetuó de generación en generación en la antigua China.