Desde siempre el término arte marcial se ha asociado a guerras, combates, luchas … Y esto, inevitablemente es así ya que el carácter MARCIAL significa guerra. Pero a menudo se olvida, o no se enseña, una gran parte que hay detrás y que es la más importante, esencial xa cualquier persona que practique o inicie en las Artes Marciales: el código ético y moral de las artes marciales.

Detrás de toda Arte Marcial debe haber un concepto de etiqueta, de actitud, respeto y compañerismo que vaya más allá de la técnica física Y esta es la filosofía del Wing Chun Kung Fu, tal como se enseña en nuestra Escuela. Nuestro objetivo es transmitir y enseñar el Arte tal como se ha hecho a lo largo de generaciones y generaciones: una parte física y de técnicas de lucha, las propias del sistema de Kung Fu Wing Chun y otra que estrechamente ligada referente a la educación y el crecimiento personal de un mismo sea cual sea la nuestra edad y nuestra condición física.

El objetivo de nuestras clases de Kung Fu infantil y juvenil es dar la oportunidad a los jóvenes de desarrollarse como personas y de adquirir una valores necesarios. Huimos de la competición ya que creemos que no tenemos que demostrar nada a nadie sino a nosotros.

En las clases el niño viene a aprender a defenderse y a hacer ejercicio físico, pero también a ganar autoestima y seguridad en uno mismo, aprender valores como el respeto, la disciplina y la autosuperación, a mejorar su conciencia corporal, a saber cómo manejar emociones como la miedo y la rabia, a desarrollar su concentración mental y la atención pero sobre todo a pasarlo bien.

En una sociedad como la nuestra, tanto competitiva, ofrecer a nuestros hijos la oportunidad de desarrollar una actividad sin la necesidad de obtener un resultado externo, sin que nadie les deba evaluar, sino por el propio hecho de disfrutarlo en sí mismo es altamente recomendable.

El niño, sin darse cuenta empieza a cultivar la autoestima, la autoconfianza y la seguridad en sí mismo a la vez que aprende valores. Nos aleja de los malos comportamientos así como del alcohol, las drogas convirtiéndonos en personas más sanas, sabías y seguras. La práctica de las Artes Marciales también ayuda a mejorar la conciencia corporal, gestionar las nuestras emociones y nuestra concentración mental.

 

Estructura de una clase:

 

 

Para más información ponte en contacto con nosotros.