Siu Nim Tao son las palabras del dialecto cantonés para referirse a la primera forma del Wing Chun Kung Fu y ciertamente es un nombre muy apropiado. Tomando palabra por palabra, Siu significa pequeño, joven o embrionaria; Nim significa idea, pensamiento o razón; Tao cabeza o comienzo.

Si a continuación las unimos, Siu Nim Tao se traduciría como:

La pequeña idea del origen

Estas son las palabras del Gran Maestro Moy Yat en su libro “Ving Tsun trilogy”. Sin duda, Siu Nim Tao es una forma especialmente valorada por todos los grandes maestros, como el mencionado Moy Yat, el mismo Wong Shun Leung o Tsuin Shan Tin, por citar unos pocos. Ellos son y han sido famosos por su profundo conocimiento de dicha forma, incluso el mismo Tsuin Shan Tin era apodado el rey del Siu Nim Tao.

La gente se pregunta qué es lo que tiene esta forma que la hace ser tan apreciada y sobre todo cuando la ven por primera vez y se encuentran con una forma muy lenta y estática en un principio y que además puede durar 15 o 20 minutos tranquilamente… Muchos se cuestionan: sin movimientos espectaculares, sin saltos, sin gritos… esto no puede ser bueno. Lo que no saben es que Wing Chun es diferente a otros estilos, y esa diferencia se puede comprobar desde el primer día.

Para el alumno que inicia su trabajo en Siu Nim Tao, ésta es una forma que le va a preparar física y psicológicamente para la práctica y aplicación de un útil repertorio de técnicas y conceptos. Pero la forma no sólo le es útil al principiante, no es una forma que se “utilice” durante un periodo del aprendizaje del arte, si no que dependiendo del nivel en el que se encuentre el alumno, ya sea Chum Kiu, Biu jee, etc., la forma le irá mostrando detalles que anteriormente parecían no estar ahí. La comprensión de los mismos será la llave para entender otros más avanzados.

También se puede dar el caso que un practicante realice correctamente los movimientos de todas las formas, pero que no conozca ni se detenga a estudiar todos esos detalles, en tal caso el alumno se perderá gran parte del encanto que esconden las formas del estilo Wing Chun. Explicar todos estos detalles sería un extenso trabajo el cual no tendría cabida en un articulo y sería una labor más propia de un libro.

Esta tarea corresponde al alumno, él es el que tiene ver, preguntar, analizar y lo más importante, practicar o mejor dicho “sentir” la forma.
Aquí es donde la relación maestro-alumno toma un cariz importante. El maestro no siempre dará una explicación totalmente esclarecedora a nuestras preguntas, no por desconocimiento, sino para “obligar” al alumno a sacar sus propias conclusiones, y con ello poco a poco un conocimiento del funcionamiento de la mecánica del sistema. No se trata de ralentizar el progreso del alumno, todo lo contrario, esa situación producirá un progreso más rápido y sólido.

Sin ese trabajo, el practicante pierde una herramienta muy útil que no sólo debe utilizar en Siu Nim Tao y que difícilmente se puede aprender si no es junto con un auténtico Si Fu. Este podrá deducir nuestro nivel de ejecución y entendimiento del arte sólo con mirar la ejecución de la forma. Esto no sería posible si Siu Nim Tao nos propor¬cionara pocos conocimientos, es como un estudiante universitario al cual quisiéramos evaluar: sería imposible evaluar su nivel con preguntas o cuestiones básicas.

La ejecución correcta del caballo, el puño recto del Wing Chun, golpes de codo, de palma, técnicas de desvío para diferentes, ya sea si se espera el golpe como si nos sorprenden, y la combinación de todos ellos son sólo un simple ejemplo del amplio abanico de po¬sibilidades que la forma nos ofrece técni¬camente. En cuanto al nivel físico y psicológico, Siu Nim Tao proporciona una coordinación motora y mental muy útil, sobre todo en técnicas de aplicación simultánea de defensa y ataque.

La resistencia física y la concentración mental conseguida con su práctica también es un valor a tener en cuenta, consecuen¬cia del duro trabajo que exige replica aguantar el caballo durante toda la ejecución de la forma y la realización de una parte de la misma a una velocidad muy lenta.

Pero estos valores no sólo nos serán útiles en nuestra práctica de Wing Chun, nuestra vida diaria, social y laboral también se verán beneficiadas por ellos.

En palabras de mi Si Fu Santi Pascual, son necesarias muchas horas para preparar el cuerpo no sólo físicamente, sino también psicológicamente para equivocarte y volver a empezar, por eso necesitas paciencia, y Siu Nim Tao te cultiva de esa actitud”

 

 

Artículo escrito por mi Sihing Daniel Palau